Publicidad

¿Serán las bolsas americanas capaces de recuperar la senda alcista?

Diferentes inversores me han estado preguntando durante las últimas jornadas si la gran recuperación en el mercado estadounidense será suficiente para que el índice de referencia S&P 500 restablezca su sesgo alcista de medio plazo.

A nivel estrictamente técnico, esta circunstancia se ha dado esta semana porque tras el cierre del viernes, el promedio móvil de 30 semanas del índice rector estadounidense ha logrado operar de nuevo con una pendiente positiva.

Tras perder el sesgo alcista durante la crisis del Covid-19 (razón por la que optamos por una postura de mayor cautela), el S&P 500 como se puede observar en el gráfico vuelve a cotizar con una pendiente positiva de su media móvil de 30 semanas, es decir, el mercado americano podría estar reanudando su tendencia alcista y, según nuestro método, mientras sea capaz de mantenerla será un mercado apto para buscar oportunidades de inversión.

Ahora bien, a pesar de que la MM30 está girando al alza, no hemos de perder de vista que el mercado se encuentra en un punto de control importante.

Tras el rebote generado en las últimas semanas por las medidas de estímulo de los bancos centrales, el S&P 500 se encuentra en estos momentos en una importante zona de resistencias. Si estudiamos episodios bajistas anteriores, observamos cómo este rebote es un clásico en los compases iniciales de un ciclo bajista. A mí me gusta llamarlo, cariñosamente, “la última bala de la Reserva Federal”, ya que este factor ha acontecido en los comienzos de diferentes ciclos bajistas a lo largo de la historia.

Por ejemplo, a principios de 2008, a medida que el nuevo ciclo bajista tomaba forma, la última bala de la Reserva Federal generó alzas del 15,7% en el S&P 500.

Por su parte, en el año 2001 la última bala de la Reserva Federal generó un rebote del 21,6%.

Como no podía ser de otra forma, al igual que sucedió en el pasado, la Reserva Federal las últimas semanas se puso en su papel, generando un rebote que ha llevado al S&P 500 hasta zonas de importantes resistencias. Ahora bien, hay que tener en cuenta que los últimos ciclos bajistas muestran que esta zona de resistencias que coincide con el promedio móvil de 30 semanas, es un punto en el que la fuerza de los bancos centrales y las fuerzas del mercado tienden a equilibrarse.

Obviamente, estas zonas de control no son puntos exactos al céntimo y suelen existir dilataciones. Tanto en el año 2001 como en 2008 el promedio móvil de 30 semanas se giró al alza levemente antes de reanudar los descensos.

La siguiente imagen muestra esta pequeña dilatación en mayo de 2008.

En ella se observa cómo el precio alcanzó esta zona de control y, tras unos pequeños giros al alza en la MM30 (que se tiñó de verde), finalmente el precio fue incapaz de consolidar un nuevo rumbo alcista. Esto originó una caída en la pendiente del promedio móvil de 30 semanas a medida que el precio reanudó los retrocesos.

Algo muy similar sucedió en el año 2001 y curiosamente tuvo lugar también durante el mes de mayo, al igual que en 2008 y ahora. En 2001 la dilatación apenas duró una semana y tras ella el promedio móvil de 30 semanas reanudó su pendiente descendente.

Con todo ello, hay que tener presente que, si efectivamente estamos en una zona de control entre el mercado y los bancos centrales dentro de un incipiente ciclo bajista, un giro al alza puntual de la MM30 podría ser tan solo una dilatación del precio en esta zona de control antes de seguir bajando.

¿Y cómo procedemos en este entorno incierto? Con cautela. Si bien es cierto que la tendencia alcista de la MM30 nos abre la ventana de nuevas inversiones en los mercados neoyorquinos, hay que tener presente la posibilidad de que estemos ante una dilatación del movimiento antes de seguir bajando.

Por ello, es importante que si deseamos incrementar la exposición al mercado estadounidense lo hagamos de forma progresiva. Esto hará que si existe una recaída (al igual que sucedió en 2001 y 2008), dicha recaída tenga un impacto limitado en los resultados, puesto que la exposición al mercado sería reducida.

Por contra, si las alzas tuviesen continuidad estaríamos haciendo los deberes poco a poco, incrementando nuestra exposición al mercado semana tras semana, a medida que el sesgo alcista de la MM30 se confirma.

Si, por la razón que sea, mientras se esclarece la situación no encontramos nuevas compras que cumplan todos los criterios, no debemos de desesperar. Esto nos estaría indicando que el mercado todavía no ofrece las garantías necesarias para incrementar exposición, lo que ayudará a sufrir menos si el mercado sigue retrocediendo. Si el mercado fuese capaz de consolidad un sesgo alcista, el número de valores interesantes se incrementará progresivamente y abrirá las puertas a nuevas inversiones.

Recordad que la herramienta escáner de esBolsa.com os ayudará a localizar los valores del mercado americano (y cualquier otro) que se sitúan como buenos candidatos para introducir en cartera si se confirma la mejoría del mercado estadounidense.

escaner esBolsa

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]


		
Publicidad

4 responses to “¿Serán las bolsas americanas capaces de recuperar la senda alcista?

  1. Hola. No es una consulta, es para comunicar una INCIDENCIA: no funciona el link del articulo “Esta es la situación sectorial en Europa y Estados Unidos (31/05/2020)” , solo sale esto: “No encontrado Lo sentimos pero la página que buscas no existe.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.