Publicidad

Un mercado que empieza a tener dos velocidades

Durante las últimas jornadas diferentes inversores muy observadores me habéis preguntado acerca de la diferencia de rendimiento que estáis observando entre el S&P 500 y la mayoría de sus componentes.

Para entender este fenómeno, vamos a hablar un poquito del índice S & P 500 y el S & P 500 Equal Weight.

La última vez que miré la composición del S&P 500 los 50 componentes más grandes representaban alrededor del 55% de la capitalización total del índice. Eso significa que los 450 valores restantes representan sólo el 45% del S & P 500. Si bien esos 450 valores todavía son grandes valores, en comparación con los otros 50 son mucho más pequeños.

Para dar solución a ese “desequilibrio” existe un índice llamado S&P 500 Equal Weight Index (replicado por el ETF RSP:US) que da la misma importancia a todos y cada uno de los componentes del S&P 500.

Vamos a hablar de él porque en las últimas semanas estamos viendo una diferencia significativa en el rendimiento de ambos índices.

La línea negra de la siguiente gráfica representa el comportamiento del S&P 500 tradicional en lo que llevamos de 2020, mientras que la línea roja representa el comportamiento del S&P 500 Equal Weight Index.

Como vemos, ambos índices han estado subiendo más o menos de forma bastante similar en los primeros meses del año. No obstante, a partir de junio sí que estamos observando cómo el S&P 500 tradicional se está distanciando cada vez más del S&P 500 Equal Weight Index. En concreto, el S&P 500 está prácticamente plano en el año, mientas que el S&P 500 Equal Weight acumula retrocesos del 11%.

Esta diferencia, como veremos a continuación se debe a que hay dos velocidades distintas dentro del índice. Una cosa es lo que está sucediendo en 7 de los valores más grandes del mercado relacionados con la tecnología y otra muy distinta lo que está viviendo el otro 99% del índice.

Siete gigantes del S&P 500 destacan en términos de rendimiento, con nombres relacionados con tecnología como Apple, Amazon, Facebook, Alphabet, Microsoft, Netflix y Nvidia. De media, estos siete valores acumulan alzas del 45% en 2020, mientras que los demás 491 valores promedian una caída del 11% en 2020.

Esa es la razón por la que, el S&P 500 con igual ponderación, tiene un rendimiento tan bajo: la mayoría de las acciones están muy, muy por detrás del furioso repunte de algunos de los nombres más importantes del S&P 500.

Con estas cifras resulta evidente que hay un mercado de dos velocidades. Unos pocos valores muy grandes están impulsando al alza al índice en las últimas semanas, mientras que la inmensa mayoría de valores son incapaces de sostener el ritmo.

Este es un factor a tener en cuenta durante este verano, puesto que si esta circunstancia se mantiene en el tiempo y termina por generar alguna divergencia en la línea avance/descenso, podríamos empezar a hablar de problemas estructurales en el mercado. Por ello, es una circunstancia a la que haremos seguimiento durante las próximas semanas.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]


		
Publicidad