Nada ha cambiado en el mercado americano: la tendencia sigue alcista

La jornada del lunes fue un día muy duro para el mercado de valores. El S&P 500 cayó 3.35% en el que es su peor día en más de dos años. El Dow perdió más de 1,000 puntos. La jornada fue todavía más negativa en Europa, donde el EuroStoxx 50 se dejó un 4,01%. Que Europa caiga más que Estados Unidos cuando vienen mal dadas es algo que no nos debe sorprender, ya que, tal y como hemos comentado aquí en más de una ocasión, cuando tosen las bolsas más fuertes (las americanas), los mercados débiles, como los europeos, tienen todas las papeletas para acusar un mayor sufrimiento.

Comentaba en mi intervención del lunes en Capital Radio que, ante jornadas tan volátiles como la del lunes, es importante no perder la perspectiva, ceñirse a tu estrategia de inversión y tratar de ver las cosas alejándote lo máximo posible del ruido diario.

Es por ello que hoy, de nuevo, revisaremos el gráfico de medio plazo del S&P 500.

Como se puede observar, a pesar de los retrocesos del lunes, el promedio móvil de 30 semanas (indicador tendencial en nuestro método) sigue con pendiente ascendente. Como ya he comentado en alguna ocasión, los mercados no se mueven en línea recta, por ello esta media nos ayuda a suavizar ese ruido diario para descifrar con mayor claridad la tendencia de fondo.

Como es lógico, dentro de cualquier trayectoria alcista, siempre suele haber episodios de descanso en los que el precio busca apoyo en las inmediaciones del promedio móvil de 30 semanas (que actúa como soporte dinámico sobre el precio), situación que ya tuvo lugar en los meses de mayo, agosto y octubre de 2019.

Con todo ello, las reglas de nuestra estrategia siguen siendo claras, mientras la trayectoria de las bolsas más fuertes siga siendo alcista y la amplitud siga mostrándose favorable, mantendremos una predisposición alcista.

Solo en el caso en el que veamos que la tendencia de fondo cambia de dirección (la MM30 gire a bajista) o las lecturas de amplitud se debiliten, la estrategia tomaría una postura de mayor cautela, pero este escenario todavía no se ha producido.

Es importante no cometer el error de principiante de tratar de adivinar el futuro, y menos a corto plazo, ya que salvo que tengamos el don de predecir el futuro, lo más probable es que terminemos errando. La inversión de éxito no se consigue jugando a adivinar el futuro, sino en tener un plan de inversión estadísticamente rentable y ceñirte a él. Nunca sabremos a ciencia cierta lo que hará el mercado, pero sí sabemos lo que tenemos que hacer, haga lo que haga el mercado, para tener las probabilidades a nuestro favor, y mientras la tendencia siga siendo alcista, en esa dirección deben ir dirigidas nuestras inversiones. Este detalle al que muchas personas no le dan importancia, marca la diferencia entre el inversor de éxito y el inversor que pierde sus ahorros en los mercados por ir cambiando de opinión en función de los vaivenes del mercado.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos 
mencionados a través del compartimento del fondo de inversión 
GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.