Tras caer en enero y febrero el mercado suele mostrarse fuerte en marzo y abril

bull-moneyx-large[1]Con las caídas de finales de febrero, el S & P 500 no fue capaz de cerrar el segundo mes del año en positivo, acumulando descensos del 3,14% durante el mes.

Revisando la historia observamos que descensos consecutivos durante los meses de enero y febrero en el S & P 500 se han producido en 21 ocasiones desde el año 1929 (incluido este 2022). La última vez que esto sucedió fue en 2020 en pleno estallido de la pandemia COVID-19.

He recopilado en la siguiente tabla todos y cada uno de los precedentes en los que el S&P 500 retrocedió los meses de enero y febrero y he agregado otras dos columnas con el comportamiento que registró el índice en los dos meses siguientes.

El rendimiento promedio en los meses de de marzo después de caídas en enero y febrero es del 1,22% con 12 ascensos y 8 descensos. Esto supone que tras una caída en los dos primeros meses del año, las probabilidades de cerrar en positivo el mes de marzo se sitúan en el 60%.

El mes de abril muestra todavía mejores resultados, en total 14 de los 20 precedentes terminaron con balance positivo (70%) con una ganancia promedio del 2,41%.

Para seguir profundizando en el comportamiento del mercado después de unos meses de enero y febrero negativos, he preparado la siguiente gráfica con la herramienta de estudio estacional de esBolsa que representa con una línea negra el comportamiento promedio histórico del mercado en marzo y abril y con un área azul el comportamiento promedio experimentado en esos mismos meses en cada uno de los 20 precedentes en los que el mercado retrocedió durante enero y febrero.

 

Como se puede observar, si bien es cierto que el mercado suele recuperarse con el transcurso de las semanas, hay que tener en cuenta que las primeras jornadas de marzo todavía suelen mantenerse las dudas entre los inversores, lo que desencadena un comportamiento errático en los mercados.

A medida que va avanzando el mes de marzo la situación tiende a estabilizarse. De hecho, el mercado registra un mejor comportamiento al habitual en estas fechas después de haber experimentado unos malos meses de enero y febrero.

Como siempre os digo, los patrones estacionales están ahí para ofrecer una visión orientadora (que no operativa) de los mercados. Estos datos están bien para conocer cómo ha reaccionado el mercado ante situaciones similares, pero a la hora de operar lo importante siempre serán los aspectos técnicos que muestren tanto los mercados, como los sectores y los valores.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.