Publicidad

Ratio Dow/Oro: Asistiendo a un nuevo cambio de ciclo

4d7ab7f1-7e82-48b8-a51a-5124ddfdc4fe[1]Creo que a estas alturas no descubrimos ningún secreto si decimos que el oro se está convirtiendo en uno de los activos estrella de los últimos meses. En junio del año pasado, en este mismo blog, ya expuse las razones por las que desde un punto de vista técnico el oro era un activo a tener presente y el gráfico que veremos hoy, así lo corrobora.

El siguiente gráfico es el resultado de dividir el Dow Jones de industriales entre el oro, es decir, una ratio que nos muestra cuántas onzas de oro son necesarias para valorar el Dow Jones.

Tal y como se muestra, actualmente se necesitan alrededor de 14 oz de oro para ‘comprar el Dow’, muy lejos de las casi 45 onzas que hicieron falta en 1999.

Esta forma de valorar el Dow puede resultar muy interesante, desde el punto de vista cíclico, para saber si nos encontramos en un entorno más rentable para el oro o para las bolsas de valores. Si la línea es ascendente significa que las bolsas rinden a mayor ritmo que el oro, mientras que, si la línea es descendente, significa que el oro resulta un producto que rinde mejor que las bolsas.

Este es el resultado en los últimos 45 años:

La década de los 70 se caracterizó por una elevada inflación (ciclo inflacionista de largo plazo estudiado en el libro el código de Wall Street). Eso provocó que el oro le ganase la partida en cuanto a rendimiento a las bolsas de valores. El gráfico lo refleja con una línea descendente, resultado de que las bolsas de valores se depreciaban con respecto al oro y, por lo tanto, el metal dorado resultaba una inversión más rentable que las bolsas de valores en aquella época.

Esto cambió con la llegada de los años 80. Desde principios de los 80 hasta el estallido de la crisis “puntocom” el dinero fluía con más alegría hacia las bolsas de valores. Se pasó de prácticamente la paridad Dow/oro a ser necesarias 44,8 onzas de oro para “comprar el Dow”. No obstante, la pérdida de la tendencial alcista trazada sobre el gráfico marcaba un cambio “de modas”. Desde el año 2000-2001 el dinero fluía con más alegría hacia el oro, lo que hizo que fueran cada vez necesarias menos onzas de oro para “comprar el Dow”, lo que fue sinónimo de que la inversión en metal dorado fue más rentable que las bolsas de valores.

Esta situación tuvo otro punto de inflexión de largo plazo a mediados de 2011. Desde ese año y durante casi una década vimos cómo las bolsas de valores ganaron claramente terreno frente al oro, hasta ser necesarias prácticamente 22 onzas de oro para “comprar” el Dow Jones.

Durante los últimos meses estamos de nuevo asistiendo a un punto de inflexión cíclico a tener presente. Tras casi 10 años de liderazgo de las bolsas de valores, el dinero está entrando con mayor intensidad en el oro que en las bolsas de valores. Esto se refleja en que la pendiente del ratio Dow/Oro está tomando una dirección claramente bajista.

Ya he reiterado en muchas ocasiones la importancia que tiene en los mercados coger perspectiva y tener presentes siempre estos gráficos de largo plazo, ya que resultan extremadamente útiles para detectar ciclos entre diferentes productos.

Con todo esto, un aspecto a tener muy presente en el entorno actual es que nos encontramos en un ciclo en el que el dinero está fluyendo con mayor intensidad hacia el metal dorado que hacia las bolsas de valores.

Recuerda que los ciclos ecnonómicos y como sacar partido de los mismos se tratan al detalle en mi libro “El Código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]


		
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.