Publicidad

Estas son las rachas de pérdidas del S&P 500 en el actual invierno de Kondrátiev

En el capítulo 15 de mi libro “El Código de Wall Street” estudiamos las conocidas ondas de Kondrátiev, también llamadas ciclos largos de la actividad económica, y que se basan en fluctuaciones cíclicas de largo plazo. Estas ondas cíclicas fueron descritas por Nikolái D. Kondrátiev (1892-1938) un importante economista ruso. Fundador del Instituto de Coyuntura de Moscú (1920), es autor de “Los grandes ciclos de la vida económica” (1932), obra en la que señala la existencia en economía de largas oscilaciones periódicas.

Kondrátiev puso de relieve ciclos de una longitud de entre 50 a 70 años. El primer dato significativo de este estudio es que una longitud cíclica de tal envergadura hace que la mayoría de la gente lo experimente una sola vez a lo largo de su vida, y esto explica el porqué cada generación no está preparada para cada fase del ciclo, porque nunca lo ha vivido antes.

Este ciclo vitalicio se divide en dos grandes etapas conocidas como “Fase “A” y “Fase “B”. La “Fase A” tiene características más expansivas y la “Fase “B” es una fase de mayor agotamiento. Estas dos fases, a su vez se dividen cada una en un total de dos sub-fases, también conocidas como estaciones.

Como se puede ver en la imagen anterior, un ciclo se divide en dos fases y en cuatro sub-fases (en adelante las llamaremos estaciones por su particular nombre). Cada estación dura aproximadamente una cuarta parte de la longitud total del ciclo; cada una de ellas tiene una serie de particularidades que las hace diferentes y, por lo tanto, hay unos productos que funcionan mejor que otros en cada una de las estaciones, de forma que lo que en una estación puede resultar un producto muy interesante en otra puede resultar un auténtico desastre.

Los productos que brillan en cada una de las estaciones os los explico en detalle en el capítulo 15 de mi libro “El Código de Wall Street”. En lo que respecta a la estación actual (invierno de Kondrátiev), se caracteriza por las presiones deflacionarias y fuertes depresiones que ocasionan importantes retrocesos en los mercados de valores.

Históricamente en los inviernos de Kondrátiev, suelen producirse crisis bancarias, quiebras, aumentos de las ejecuciones hipotecarias, al igual que un descontento social masivo. El invierno más reciente empezó en el año 2000 y actualmente se encuentra en su recta final con el que probablemente sea su último tramo bajista antes del nacimiento de la primavera de Kondrátiev.

Otros inviernos de Kondrátiev anteriores tuvieron lugar entre los años 1835-1844, 1875-1896 y 1929-1949.

La siguiente gráfica refleja las rachas de pérdidas del S&P 500 en el actual invierno de Kondrátiev iniciado a principios de siglo.

Como se puede observar, los últimos veinte años realmente han sido un período muy volátil para la renta variable. A pesar de que en los últimos 10 años hemos asistido a uno de los mercados alcistas más longevos de la historia, el S&P 500 ha tenido rachas de pérdidas del 49.1%, 56.8% y ahora del 31,93% (esta última todavía no se puede dar por concluida).

Del ciclo de Kondrátiev siempre me ha sorprendido que las mejores etapas económicas han sido precedidas, o incluso han llegado a coincidir en el tiempo, con grandes catástrofes humanitarias. Como la Guerra Anglo-Americana de 1812, la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), Primera Guerra Mundial (1914-1918), o la guerra de Vietnam (1956-1975).

No cabe duda que actualmente nos enfrentamos a otra crisis humanitaria con consecuencias difíciles de calcular, pero aunque el escenario en nuestro día a día sea complicado, atendiendo a la historia es probable que el tramo bajista recién empezado en este 2020, sean los últimos coletazos del invierno de Kondrátiev. Todavía pueden quedar unos meses de sufrimiento en los mercados, pero es muy probable que tras ello asistamos a la llegada de la primavera de Kondrátiev, un tiempo marcado por la expansión económica.

La primavera de Kondrátiev es un ciclo especialmente favorable para los mercados de valores y los bienes raíces, en el que históricamente la inflación se recupera de forma progresiva desde niveles muy bajos. Cabe destacar que si bien el repunte de la inflación es sostenido, nunca llega a niveles extremos como sí lo hará en el verano de Kondrátiev.

En estos días extraordinarios para nuestras vidas en los que el confinamiento decretado por el gobierno nos obliga a permanecer en casa, es un gran momento para ampliar nuestra cultura financiera y estudiar o repasar los ciclos de Kondrátiev (Capítulo 15 de mi libro “El código de Wall Street”). Creerme si os digo que os ayudará mucho coger perspectiva y entender el contexto actual y lo que tenemos por delante.  

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]


		
Publicidad

2 responses to “Estas son las rachas de pérdidas del S&P 500 en el actual invierno de Kondrátiev

  1. hola Ricardo.
    IMPORTANTE una consulta tengo un fondo (allianz best style us eq at (eur) que con el coronavirus he perdido 14.000 € de inversión a fecha de hoy viernes 20.03
    cual es tu consejo ,retirarme total para que mi perdida no sea total o esperar para poder recuperar por lo menos la inversión inicial.
    me siento estafado por unicaja que me vendió dicho producto y ahora me veo con un 30% menos de lo que metí.
    te agradecería tu opinión para poder tomar una decisión menos caótica para todos los ahorros de mi vida.
    estoy desesperado.
    muchas gracias de antemano.

    1. Buenos días Juanjo.
      El fondo que indicas es de renta variable. Deduzco que cuando lo contrataste te informaron que era un FI de riesgo.
      Es evidente que si te incomoda la pérdida es porque el FI supera tu aversión al riesgo. Como gestor, antes de crear una cartera a un cliente siempre hablamos de su aversión al riesgo para que en momentos de incertidumbre las rachas de pérdidas no le incomoden y se mantengan en límites aceptables para su perfil. Este es un detalle importante, cuando se habla con un cliente no solo hay que hablar de rentabilidad sino también de riesgo para que el cliente se pueda sentir cómodo en momentos adversos.
      El planteamiento profesional en este caso sería reevaluar tu perfil de riesgo y en base a él, crear una cartera que se adapte más a tu perfil. Más que en recuperar la pérdida hay que pensar en cómo vas a sentirte cómodo en el camino hasta recuperarte.

      Si quieres, escríbeme a rgonzalez@gpmbroker.com y hablamos de dos modelos que gestiono yo (uno moderado y otro conservador) y vemos cuál de ambos se adapta más a tu perfil de riesgo.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.