Publicidad

El mercado se acerca al primer punto de control del ciclo bajista

Durante el primer trimestre de 2020 dimos por concluido el ciclo alcista iniciado en marzo del año 2009 y vimos como las divergencias en los indicadores de amplitud nos alertaban de que el mercado iba encaminado hacia un ciclo bajista. El incremento en los rendimientos de los bonos visto durante años previos y la debilidad en la amplitud favorecen una salida en masa de dinero depositado en renta variable, tal y como ya sucedió en el año 2007, 2000 y 1987 entre otros.

Hay que entender que estos techos cíclicos tienen una relevancia económica descomunal y es por ello que, tras las primeras caídas, es habitual que las grandes instituciones económicas del mundo empiecen a darse cuenta de la delicada situación.

Durante las últimas semanas hemos visto cómo los bancos centrales de todo el mundo han iniciado medidas de estímulo extraordinarias lo que ha propiciado un rebote en las bolsas de todo el mundo, incluido, claro está, Wall Street.

Este rebote es un clásico en los compases iniciales de un ciclo bajista. A mí me gusta llamarlo, cariñosamente, “la última bala de la Reserva Federal”, ya que este factor ha acontecido en los comienzos de diferentes ciclos bajistas a lo largo de la historia.

Por ejemplo, a principios de 2008, a medida que el nuevo ciclo bajista tomaba forma, la última bala de la Reserva Federal generó alzas del 15,7% en el S&P 500.

Por su parte, en el año 2001 la última bala de la Reserva Federal generó un rebote del 21,6%.

Como no podía ser de otra forma, al igual que sucedió en el pasado, la Reserva Federal se ha puesto recientemente en su papel, generando un rebote del 25% hasta el momento. No obstante, llega un punto en el que la fuerza de la Reserva Federal y las fuerzas del mercado tienden a equilibrarse.

Históricamente, como vimos en los gráficos superiores, las fuerzas tienden a equilibrarse en los entornos del promedio móvil de 30 semanas, una zona a la que está cerca de llegar el S&P 500.

En diferentes ocasiones me habéis escuchado hablar sobre la influencia que suele tener el promedio móvil de 30 semanas sobre el precio.

Como sabéis, en nuestro método utilizamos el promedio móvil de 30 semanas para saber la tendencia de un activo analizado. Si el promedio móvil de 30 semanas es alcista, consideramos que el activo analizado tiende a apreciarse, mientras que, si el promedio móvil de 30 semanas es bajista, consideramos que el activo analizado tiende a depreciarse.

Además, el promedio móvil de 30 semanas también tiende a tener un efecto de control sobre los precios. Cuando la media tiene pendiente bajista, en muchas ocasiones esta tiende a actuar como resistencia dinámica sobre el precio, de igual forma que, cuando la media es alcista, en muchas ocasiones tiende a actuar como soporte dinámico.

La evolución del S&P 500 durante los últimos meses es un buen ejemplo de este efecto de la media sobre el precio. Desde hace tiempo, cada vez que el precio ha impactado contra su promedio móvil de 30 semanas en tendencia bajista el precio ha reanudado sus descensos, de igual forma que, durante las fases alcistas, el promedio móvil de 30 semanas actuó como soporte dinámico sobre el precio (ver flechas verdes en el gráfico superior).

Por lo tanto, tras el mediático impulso alcista de corto plazo generado por la Reserva Federal, estamos cerca de llegar a una zona que históricamente ha supuesto un punto de inflexión.

Obviamente puede haber dilataciones en el proceso, pero hay que tener en cuenta que esta zona de control del S&P 500 (al igual que en otros precedentes históricos) coincide con una importante zona de resistencia para el S&P 500.

Como inversores debemos saber que nos acercamos a unos niveles que hay que empezar a tener presentes, porque si el rebote fracasa en esta zona, la situación empezaría a parecerse preocupantemente a algunos de los escenarios más negros de la historia de las bolsas de valores.

Recuerda que puedes aprender todos los detalles de mi metodología de inversión en el curso on-line para inversores de esBolsa.com. Con la matrícula del curso dispondrás de varios meses (desde dos meses hasta un año dependiendo de la modalidad contratada) de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Curso de bolsa online con Ricardo González

separador+(2)[1]


		
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.